Colegio de los Andes, empresa de educadores Imprimir E-mail
Visitas 1497

Artículo basado en la entrevista realizada a la Sra. Sonia Sánchez Mojica, rectora del Colegio de los Andes.


Resumen

Hace 53 años un abogado de formación Lasallista inició un emprendimiento educativo que se convertiría también en el proyecto de vida de su esposa, hijos y nietos. Hoy, el Colegio de los Andes continúa trabajando para brindar a la población de Fontibón una educación integral de calidad, en medio de los conflictos de interés de sus socios, la formalización de los procesos empresariales y las dificultades de financiación propias de las empresas familiares.


Sobre el autor

Sonia Sánchez Mojica, es Ingeniera Industrial de la Pontificia Universidad Javeriana, especializada en Gerencia de Mercadeo. En el año 2008 cursó el Programa de formación pedagógico didáctico para profesionales no licenciados, en la misma universidad. Se ha desempeñado en el Colegio de Los Andes desde el año 2000, en los cargos de Coordinadora de Primaria, Directora Administrativa, Coordinadora de Convivencia y desde el 2012 como Rectora de la institución.


Video - Parte 1

El video está dividido en 2 fragmentos, y se encuentran ubicados de la página 1 a la página 2.

 

Colegio de los Andes, empresa de educadores

Parte 1

Entrevista realizada al Sra. Sonia Sánchez Mojica

 

  1. ¿Cómo han logrado que tanto la familia como la empresa funcionen?
  2. ¿Cómo se protege el patrimonio familiar?
  3. ¿Piensan llevar a cabo un Protocolo de Familia? ¿Han pensado en la sucesión de la empresa?

Parte 2

 

Para mayor información sobre el tema puede dirigirse a:

 

Fuente. Sitio Web Colegio de los Andes


¿Cómo se gestiona una empresa educativa que además es familiar? Conozca los desafíos y fortalezas con las que la familia Sánchez ha construido uno de los colegios con mayor historia y reconocimiento de la localidad de Fontibón.


Una historia renovada


El Colegio de los Andes nace de la idea de prestar un servicio educativo de excelente calidad al alcance de la población de Fontibón. Lo que inició como un emprendimiento de desarrollo social fue convirtiéndose en un proyecto de vida para su fundador, el señor Aurelio Sánchez Robayo y su esposa, Olga Leonor de Sánchez.


Desde 1960, cuando gran parte de Fontibón era territorio rural, el progreso de la institución ha estado vinculado a este barrio que se transformó en localidad. En su primer año, el colegio inició con 70 alumnos y al año siguiente ya contaba con más del doble de matriculados para iniciar las clases, lo que les permitió darse a conocer rápidamente y posteriormente, a lo largo de 53 años de trayectoria, construir relaciones de amistad con las familias y empleados.


“Hoy, el Colegio de los Andes es una institución educativa de gran reconocimiento, debido a su trayectoria de alto nivel académico y formativo en la localidad de Fontibón".


Luego de la muerte del fundador en 1999, tres de los seis hijos han dirigido la institución; cinco de ellos se encuentran trabajando con la figura de socios-empleados y uno, es solamente socio. Aunque entre hermanos han trabajado en la consolidación de acuerdos y reglas para regular sus relaciones como familia y trabajadores, Sánchez asegura que se han presentado diferentes conflictos, especialmente en cuanto a la diferenciación y alcance de los roles.


Sin embargo, los valores que han formado a la familia Sánchez han permitido enfrentar los desafíos, ya que son los mismos con los que se ha forjado el colegio como institución educativa y como empresa. Se trata de valores universales como el respeto, la honestidad, la responsabilidad, la justicia, la solidaridad y la libertad entendida como autonomía, los cuales nacen de una filosofía de formación ética e integral basada en el credo católico.