TECHO: desafiando paradigmas sociales Imprimir E-mail
Visitas 980

 

Artículo basado en la grabación realizada al Sr. Pedro Passerini, Gerente General de Techo Colombia.

 

Techo Colombia inicia sus actividades en el año 2006, inicialmente interviniendo en poblaciones con urgencia habitacional. Posteriormente, la participación y confianza de las comunidades permitió la expansión de programas sociales que abarcan desde la educación hasta el fortalecimiento agrícola, en los cuales se promueve el trabajo de un voluntariado crítico y propositivo que apoya el modelo colaborativo en la relación organización - empresa. 

 

 
Sobre el entrevistado
Pedro Passerini nació en Argentina donde estudió Administración de Empresas y Sistemas. Hace seis años trabaja en Techo, cuatro de ellos en Colombia, donde actualmente es Gerente General.

 

 

 

TECHO: desafiando paradigmas sociales

 

La superación de la pobreza extrema es uno de los objetivos del milenio que guía la labor de muchas organizaciones en el mundo. Techo es una de ellas, reconocida por la ONU como una de las mejores ONG para asociarse con el sector privado, con base en el ranking de Business Guide to Partnering with NGO´s and the UN, elaborado por Global Compact, Dalberg y Financial Times.

 

 

 

 

Techo Colombia

 

El modelo de trabajo de la organización se realiza por medio de la intervención social con base en un enfoque integral, al sumar la acción de los diferentes actores involucrados, y multidimensional, al contemplar las diversas facetas la participación durante el desarrollo del proyecto. Así mismo, como producto de los aprendizajes interiorizados en estos nueve años, se ha definido una línea transversal de trabajo que se compone de tres puntos clave: fomentar, promover e incidir (Techo, 2015).


  • Fomentar el desarrollo comunitario en asentamientos precarios, buscando que las personas seanlas protagonistas de su cambio.

  • Pro­mo­ver la con­cien­cia y ac­ción so­cial, desde el establecimiento demesas de trabajo conformadas por un grupo de líderes de la comunidad y voluntarios, quienes identifican las necesidades y/o sueños de la comunidad para realizar un plan de acción a partir de ellos.

  • Incidir en espacios de toma de decisión y definición de políticas públicas, para visibilizar y priorizar la vulneración de derechos en la agenda pública. Con ello también se busca vincular a los pobladores con redes formales e instituciones de gobierno para facilitar la exigencia de sus derechos.

Por lo general, la primera intervención social se realiza a través del programa de vivienda de emergencia, el cual busca atender la urgencia habitacional de familias que viven en piso de tierra, con paredes de plástico o lata y que sufren inundaciones en sus hogares. Posteriormente, se busca in­vo­lu­crar a dis­tin­tos ac­to­res de la so­cie­dad en el desarrollo de soluciones definitivas para la regularización de la propiedad y servicios básicos, vivienda, infraestructura comunitaria y desarrollo local. 


Parte de los resultados de este modelo se evidencian en las 47 comunidades con las que han trabajado, en la entrega de 52 fontechos (fondos concursables que financian proyectos comunitarios), en los 480 niños que han sido vinculados al plan de educación, en los 748 pobladores han sido capacitados en oficios, los 36 proyectos culturales y de infraestructura se han desarrollado y las 14 mesas con plan de educación para la paz han sido creadas en las regiones del país donde la fundación tiene presencia: Barranquilla, Cartagena, Medellín, Cali y Bogotá, además de la construcción de 4.400 viviendas de emergencia (Techo, 2015).