Recoger los frutos de un emprendimiento Imprimir E-mail
Visitas 818


Sobre el líder del equipo

Martín Gutiérrez es ingeniero de sistemas de la Universidad Nacional, con posgrado en Administración Financiera de la Universidad EAN y es uno de los socios fundadores de Oasis. Hoy el empresario recuerda cómo era emprender hace dos décadas en el área de tecnología y ve recogidos los frutos de su trabajo durante estos años.



Recoger los frutos de un emprendimiento


Oasis IT es una casa desarrolladora de software empresarial (ERP) que inició labores en 1990, hace 26 años, como un emprendimiento de cinco compañeros de estudio de la Universidad Nacional. Martín Gutiérrez, gerente general de la compañía, habló con Ean Business Review sobre su experiencia de emprendimiento.



Martín Gutiérrez en entrevista con Ean Business Review.


Gutiérrez es ingeniero de sistemas de la Universidad Nacional, con posgrado en Administración Financiera de la Universidad EAN y es uno de los socios fundadores de Oasis. Hoy el empresario recuerda cómo era emprender hace dos décadas en el área de tecnología y ve recogidos los frutos de su trabajo durante estos años. Cuando se creó, la empresa era un proyecto ambicioso e innovador que empezó con una versión básica de lo que hoy ya se han creado cuatro versiones superiores: OasisCom, una ERP en la nube destinada a grandes y medianas empresas en Colombia, Panamá, Guatemala, República Dominicana y México. Oasis se perfila como una empresa creciente con tendencia a llevar su producto a otras latitudes.


Su público son empresas de todos los sectores económicos y de todos los tamaños con la necesidad de tener su información en línea con fácil acceso. Oasis ha sido estratégica a la hora de escoger su servicio, por lo que ha apuntado a una necesidad transversal a todas las industrias.


Cuando comenzaron, los recién egresados no tenían conocimiento sobre el manejo administrativo y comercial de una empresa. “En un principio todos hacíamos de todo: desarrollo, prueba, instalación y soporte”, afirma Gutiérrez. “Hoy en día la estructura es sencilla: un área comercial, que busca los posibles clientes; mercadeo, muy enfocado al área digital; producto y desarrollo, que es nuestro fuerte, pues es el desarrollo de nuestro producto; un área administrativa y financiera…”. No sólo eso era importante, claro está: saber cómo se está moviendo el mercado y las nuevas necesidades también hacen parte de los retos que día a día debían enfrentar, por lo que fueron aumentando su capital humano hasta ser la empresa líder en tecnología que es hoy.


Una empresa es un todo




La idea de negocio, los primeros clientes y los productos de calidad son la primera preocupación del emprendedor. No obstante, al momento de manejar la compañía no hay que descuidar ninguna de las áreas que la componen. Así, otras áreas como administración, financiera y de servicio también se vuelven indispensables a la hora de hacer un balance general del funcionamiento y todas aportan a una transacción de servicio exitosa. Esta lección la aprendieron Gutiérrez y sus socios en el posgrado. Fue necesario que ellos, ingenieros de profesión, ahondaran en el funcionamiento real y efectivo de una empresa a través de la academia para que lograran darle el enfoque deseado a OasisIT.


Emprender hace dos décadas


El panorama para emprender, como muchas otras cosas, ha cambiado a los largo de las décadas, aún más en el área de tecnología que ha tenido un crecimiento tan radical. El empresario recuerda con agrado su experiencia de emprendimiento hace 26 años:


“En ese momento nadie tenía un computador personal. Nosotros los conocimos en la universidad y era difícil acceder a esos privilegios”, cuenta Gutiérrez. Siendo estudiantes y sin dinero para comenzar una empresa, sus compañero y él decidieron empezar dando cursos de hojas electrónicas y procesadores de palabras, pasando volantes por debajo de las puertas de las casas e invitando a la gente a que usara el computador. Así se dieron a conocer, y a través de algunos préstamos de personas conocidas empezaron a emprender. Luego, habiendo llevado hasta cierto punto de crecimiento su empresa, pero sin más capital para invertir, decidieron emplearse en otras empresas y dejar la suya en manos de empleados. Luego, en 1995, impulsados en gran medida por sus maestros de posgrado, decidieron retomar el sueño de Oasis y apostarle a su crecimiento administrativo y tecnológico.


Hoy en día las cosas son distintas y el panorama es más abierto para el emprendedor tecnológico: comprar una herramienta de desarrollo no es muy costoso, por eso en principio no se necesitan grandes inversionistas; no obstante, cuando la empresa está en una fase de aceleración y expansión a otros mercados, entonces sí se recomienda pensar en la inversión de terceros para agilizar y dar buen inicio al proceso de salida al mercado internacional.


Concurso de soluciones innovadoras de Colciencias


Innovación no es solo tener la buena idea, sino que esta sea útil para alguien.

Martín Gutiérrez


El perfil de Oasis es muy técnico y de desarrollo, una empresa cautelosa en materia de difusión que prefiere mantener el bajo perfil, pero que apunta a la creación de herramientas de alta tecnología competitivas en cualquier mercado internacional. Hace 26 años, cuando iniciaron Oasis, estos ingenieros ya estaban trabajando en aplicaciones móviles, incluso sin la expansión de la tecnología que existe hoy. El secreto de mantenerse a la vanguardia de estos procesos ha sido principalmente investigación interna y la consecución de clientes visionarios que tiendan a ir más allá de lo que hoy se ofrece. Esta inmersión en lo que aún no existe es la que permite, de hecho, generar los cambios y las novedades que salen al mercado y permiten una adecuada gestión de los recursos tecnológicos pensando a futuro.


El Gobierno apoya permanentemente la generación de nuevos contenidos que apunten al uso de las “autopistas” del desarrollo nacional. Por esto, en 2013 Oasis participó y ganó el concurso para soluciones innovadoras de Colciencias con la plataforma OasisCom, la aplicación en la nube y producto líder de la empresa. A través de estas iniciativas no solo se favorece la cultura del emprendimiento y la innovación, sino que también se construye país, afirma Gutiérrez. En efecto, estas iniciativas dan cabida a aportar soluciones a las grandes y medianas empresas, eliminan desigualdades y fomentan el desarrollo de nuevas tecnologías.


Tips para emprender hoy


El consejo es que crean, que sueñen, pero que así mismo trabajen.

Martín Gutiérrez


Lo que pasaba hace 26 años era completamente distinto a los que pasa hoy y el campo del emprendimiento no es la excepción. Una persona que quiera emprender debe tener en cuenta el contexto en el que se desenvuelve, especialmente los nuevos retos en materia de agilidad y cobertura que exige el mercado.


Al respecto, Gutiérrez afirma que el secreto no está en la inspiración sino en la transpiración, es decir, en la persistencia: si las cosas no salen al primer intento es necesario perseverar, hacer cambios para mejorar y seguir intentado.


Actualmente hay mucha competencia internacional. De entrada el mercado nos pone esa condición de “no fronteras comerciales” y el emprendedor debe saber poner esto a su favor. Por eso no hay que descuidar la calidad y la agilidad al momento de lanzar un producto o servicio, en ese sentido es importante probar, y hacerlo rápido: hay que dar soluciones inmediatas, así sean parciales, e ir mejorando sobre la marcha.



Innovación


Un punto básico es estar centrado en el cliente, no en las necesidades personales.


Para una empresa que está innovando con tecnología web y móvil es indispensable que los usuarios estén usando y mejorando lo que uno lanza al mercado a través de su retroalimentación. Hay que responder a los retos del cliente para crecer y pensar que nos encontramos inmersos en una economía global. Además, el reto para los emprendedores latinoamericanos es dar soluciones locales con base en lo que se está haciendo afuera.



Imagen del portal web de Oasis.


En particular en ese sentido Colombia no está muy bien localizado. Gutiérrez cuenta que en el público colombiano aún espera que le den soluciones desde el mercado internacional para los problemas locales, y eso supone un gran reto para los nuevos empresarios: generar soluciones internas a nuestras propias necesidades. Este es de hecho un tema de mentalidad que va incluso más allá de generar soluciones nativas; debemos pensar, además, en aportar soluciones para otras naciones a partir de nuestra propia experiencia. Pensar en el mercado global es indispensable para crecer en ese factor innovación, más considerando que los problemas a los que se pretende dar solución con las aplicaciones tecnológicas pueden ser los mismos aquí y en cualquier parte del mundo.


Formación: una pelea por el talento


Respecto a los vacíos de formación superior en Colombia ya se ha hablado bastante. En general, las empresas deben asumirá la curva de aprendizaje de los nuevos profesionales dada la desarticulación de la academia y la empresa: las universidades no están enfocando sus esfuerzos en formar más allá de lo estrictamente técnico y en el mundo laboral la exigencia es integral. En el caso colombiano, según Gutiérrez, hay líos de formación grande, pues existe una demanda de profesionales que las universidades no alcanzan a cubrir. En particular en el área de las ingenierías el tema se complica, porque además de ese rezago académico existe una baja demanda de estudiantes para estas carreras profesionales, y la poca gente que se gradúa prefiere buscar opciones laborales con multinacionales que les ofrecen mejores salarios o residencias en otros países. Son opciones interesantes para un profesional, claro, e infortunadamente las empresas medianas nacionales no logran asumir los costos necesarios para mantener a estos profesionales en nómina.


Como impulsores del emprendimiento es nuestra responsabilidad afrontar este panorama con estrategias innovadoras, que permitan un crecimiento interno y el desarrollo del talento colombiano en la producción de soluciones enfocadas al mercado tanto nacional como internacional, tal como hizo Oasis: 26 años de emprendimiento que hoy les permiten dar testimonio como una empresa que construye país.


Artículo basado en la entrevista realizada a Martín Gutiérrez, gerente general de Oasis.