Neuromarketing: en busca del consumidor real Imprimir E-mail
Visitas 4505

Entrevista realizada al Sr. Alejandro Salgado, Director Ejecutivo de Neurosketch.


Resumen

El Neuromarketing se presenta como una herramienta científica y novedosa que busca integrar las variables racionales y emocionales que influyen en la decisión de compra del consumidor final. Neurosketch se muestra como una empresa que emplea esta herramienta en sus investigaciones y asesorías dirigidas al posicionamiento de marca y la sostenibilidad social y económica de las empresas.


Sobre el autor

Alejandro Salgado es Director Ejecutivo de Neurosketch, empresa entendida como un laboratorio de ciencia aplicada. Ha dirigido y participado en proyectos relacionados con investigación e innovación, negociación, gestión del conocimiento, relaciones públicas, arquitectura de marca, investigación de mercados y divulgación científica, así como en neurociencia sensorial y social.


Video - parte 1

El video está dividido en 3 fragmentos, y se encuentran ubicados de la página 1 a la página 3.

 

Neuromarketing: en busca del consumidor real

Parte 1

Entrevista realizada al Sr. Alejandro Salgado

 

1. ¿Qué es el Neuromarketing y cómo

    se relaciona con la neuroeconomía?

2. ¿Cree que la innovación es un factor

    clave para la competitividad

    de Neurosketch?

3. ¿Cómo se puede enfocar el

    Neuromarketing hacia el

    desarrollo de la innovación

    empresarial?

 

Parte 2

Parte 3

 

Para ampliar el tema consultar el siguiente link:

 

 

Foto: archivo EAN Business Review.

 

¿Por qué decir A y comprar B? En busca de respuestas científicas para explicar el comportamiento económico impredecible de las personas, el Neuromarketing va ganando protagonismo como herramienta para la validación de información útil en los estudios de mercado actuales.

 

Le emoción en la decisión de compra

El planteamiento de la economía clásica acerca del proceso de análisis entre costo-beneficio que realiza un supuesto agente racional, ya lleva varias décadas siendo cuestionado y revaluado por diferentes ramificaciones de la ciencia. Una de ellas es la neuroeconomía, saber que integra diferentes disciplinas y métodos de estudio con el fin de profundizar tanto en el comportamiento económico como en el funcionamiento del cerebro humano.

 

Para Alejandro Salgado la neuroeconomía “se empezó a hacer preguntas sobre si éramos tan racionales como pensábamos, sobre si había otras variables que no se estaban estudiando que pudieran dar cuenta sobre cómo el ser humano entiende el mundo y cómo toma sus decisiones, bien sea ahorrar o relacionarse con otras personas en un mercado”.

 

De tal manera, la neuroeconomía cultivó importantes preguntas a nivel macro que luego se trasladaron al comportamiento individual del consumidor, dando paso al surgimiento del Neuromarketing o neurociencia del consumidor. La relación entre las políticas económicas y la forma en que las personas consumen, ahorran o perciben la felicidad son algunos de los puntos más interesantes de este campo de estudio.

 

 

“El Neuromarketing busca entender por qué el consumidor dice una cosa y hace otra. Cerca del 80% de nuestras decisiones son automáticas y no conscientes”.

 

Las interacciones sociales se ven frecuentemente limitadas por frases hechas o “políticamente correctas” que también influyen en las mediciones de mercadeo y por ende, en la planeación de sus estrategias. De allí nace la necesidad de formular otro tipo de aproximaciones, ya que al interesarse sólo por lo que el consumidor piensa, se perdería ese 80% de la información implícita en su decisión.

 

El desarrollo científico de este campo ha permitido la creación de diferentes técnicas de aproximación al impredecible comportamiento del consumidor, incluyendo variables emocionales e inconscientes que influyen necesariamente en su decisión de compra y que no eran tenidas en cuenta en la concepción de la economía clásica. Razón por la cual, las investigaciones realizadas por prestigiosas instituciones como la Universidad de Oxford han dado un giro relevante a la relación productor-marca-consumidor.